Central Park: vecindario artístico en el corazón de Barracas

Central Park queda en Barracas, y es una gran manzana multicolor donde trabajan más de 25 artistas. En el edificio de 60.000 metros cuadrados que antaño fue la imprenta Fabril Financiera hoy se acomodan escultores, pintores y afines, en su sector más rústico, donde antes estaban las calderas. Es la vecindad del Chavo, como lo llaman en confianza a Gustavo Fernández, segunda generación de mecenas que da abrigo al talento local. Su padre, Bernardo, fue quien abrió las puertas a Pérez Celis, y éste le devolvió la gentileza con un diseño para la mole de hormigón que se volvió ícono en el barrio. Entre 130 oficinas y depósitos de empresas, artistas de varias generaciones conviven y se acompañan. El martes será el día de estudios abiertos, jornadas de fiesta llamadas de Par en Park que van por su tercera edición. El público podrá entrar y ver la cocina de los creativos.

central p grupo

Arriba: Sara Stewart Brown, Horacio Sanchez Fantino, MArino Santa María y Eduardo Hoffmann. Abajo: Ernesto Arellano, Emilio Fatuzzo, Manel Ameztoy, Eugenio Cuttica, el perro Mango, Amalia Bonholzer y Daniel Corvino (PH: Fernando Massobrio).

En el espacio central, los visitantes se encontrarán con una muestra de los Splash in Vitro, Ernesto Arellano y Manuel Ameztoy, que llegaron hace pocos meses: “Necesitábamos un lugar para guardar la muestra «Yeso» -que se vio en Colección Fortabat-, y hablamos con Gustavo. Nos dio uno, y nos fuimos quedando acá. Nos hicimos amigos de la casa”. Ahora ocupan una sala de exposición en la terraza, montaron una instalación en una de las salas principales y trabajan con los otros dos artistas del estudio, Luis Rodríguez e Iván Enquín, en un galpón del primer piso. “A veces todos trabajamos en la obra de uno, y después cada cual trabaja en lo suyo. Es muy fluido”, dice Arellano. “Es bueno conocer la obra de los demás. El año pasado, cuando se hizo un simulacro de incendio, tomamos conciencia de dónde estamos: éramos miles en la calle”, dice Ameztoy.

Hace cinco años, Marino Santa María llegó a este lugar para separar su obra en dos talleres: en el de siempre, en la calle Lanín, sigue pintando. Pero en Central Park encontró el espacio para hacer los murales de mosaico que dan vida a varias estaciones de subte, como el de 470 metros cuadrados de la línea H. “Me halaga pertenecer a este grupo. No abundan los mecenas que permitan la vida en comunidad.”

Sánchez Fantino y Santa María (PH: MPZ).

Sánchez Fantino y Santa María (PH: MPZ).

“El intercambio con artistas jóvenes te mantiene vivo”, añade Santa María, que sin embargo se entiende muy bien con su contemporáneo Horacio Sánchez Fantino: comparten mates o cafés, pasillo de por medio. A Sánchez Fantino también lo trajo un mural. “En 2012 quería hacer uno de 9.5×4 metros para la Villa 21 con latitas de bebidas recicladas que compraba a cooperativas. En mi taller no podía, y Gustavo rápidamente me encontró un lugar. Y me quedé. Este es un espacio único. Todo te incita a trabajar”, cuenta. Ahí, cerca de la cafetera, se puede ver su paleta metálica: rojo-Coca, azul-Pepsi… “Siempre alguien anda por ahí para aportarte su visión”, señala.

Orden en el caos

Eduardo Hoffmann (PH: MPZ).

Eduardo Hoffmann (PH: MPZ).

“Este edificio es muy cómodo. Paso diez horas por día. Acá te malcrían por un lado y entienden las fobias de los pintores por otro”, dice Eduardo Hoffman, contento de entrar con el auto al estacionamiento, sin pisar la calle. “Yo trabajo con el taller abierto pero a veces lo cierro: es como hacer el amor con la puerta abierta. ¿Hasta qué punto se puede ser interrumpido y no morir en el intento?”. Hay besos y abrazos con los colegas en los cruces de la mañana o de la tarde, pero después va al baño con la cabeza gacha para no distraerse en el camino. Es feliz con sus metros y metros de taller caótico, donde despliega obras de varios metros de largo. Disfruta de horas de luz natural y vive en traje de homeless: pantalón de joggin manchado, suéteres superpuestos y un gorro de lana raído. Escasea la calefacción.

Eugenio Cuttica, en cambio, aparece como un dandy con pañuelo en el bolsillo del saco, perfectamente combinado. En los 400 m2 de su taller tiene un vestidor con varias mudas. “Me llevo muy bien con casi todos los artistas, aunque obviamente hay competencia, que entre artistas se acentúa y puede llegar a niveles insanos. Trato de no competir sino colaborar, para beneficio de todos”, analiza. “La visita a la cocina del artista establece un contacto mucho más real con el público”, piensa Cuttica, que recibió a miles cuando expuso en el Museo Nacional de Bellas Artes en 2015, y ahora algunas de esas obras estarán dispuestas en los pasillos.

El más reciente ocupante es Emilio Fatuzzo, joven pintor alojado en el más escenográfico de todos los talleres: el del premio -Oscar- Eugenio Zanetti. Suena música, se huele un sahumerio, hay varios caballetes con pinturas en curso, una botella a medio beber, algunos libros y un ventanal donde se recorta un perfil de la ciudad. “En los pasillos te encontrás con colegas limpiando pinceles como Daniel Corvino; le mostré un cuadro y me dio un consejo. Soy una esponja”, dice Fatuzzo. Coincide con Sara Stewart Brown, que llegó hace tres años, y divide sus días entre Central Park y su tienda Punto Kiwi: “Para mí, que empecé en las artes visuales hace relativamente poco, estar con gente de la talla de Cuttica, Hoffmann, Antonio Seguí… es un honor”.

Emilio Fatuzzo (PH: Fernando Massobrio).

Emilio Fatuzzo (PH: Fernando Massobrio).

“Es otro mundo, te olvidás de la ciudad. Tienen mucha paz”, cuenta Corvino, que comparte atelier con su mujer, Amalia Bonholzer, desde hace 35 años (los últimos 12, en Central Park). También tienen sus factorías Marcos López, Mónica Van Asperen, Ana Candioti, Monique Rozanez, Carlos Gómez Centurión, Hernán Dompé, Juan Lecuona, Jorge Roiger, Eliana Aromando, Milo Lockett y otros.

“Estamos muy orgullosos; cada vez se suman más artistas. El open studio es una linda fiesta”, dice Fernández, hijo. En las áreas comunes hay piezas de arte de la colección familiar, que son retribuciones de los artistas, en su mayoría. Fernández padre mostrará su colección de 2500 balanzas, que reúne en un museo ahí mismo. La nueva apuesta: en 800 metros cuadrados, una residencia para diseñadores junto con el CMD que abrirá en octubre, para impulsar el barrio, que es Distrito de Diseño. Los une un objetivo: “Entre todos hacemos fuerza para que el sur también exista”.

Open Studio

El martes, de 15 a 19, con ingreso libre y gratuito, en el Complejo Central Park: California 2000.

Publicado en La Nación, Cultura, 14/5/16. Link: http://www.lanacion.com.ar/1898619-el-central-park-porteno-vecindario-artistico-en-el-corazon-de-barracas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s