pandemia

Artistas de entrecasa: ¡el libro!

En tu cara, Covid. Acá nos estamos recuperando y ya estoy de vuelta escribiendo un libro que hicimos entre todos: Artistas de entrecasa, diario de cuarentena en la voz de 90 artistas. Así que esto no pudo ser más oportuno. Estoy escribiendo desde el ojo de la tormenta.

Artistas de entrecasa: Gabriel Chaile.

Gabriel Chaile se fue por un mes a cursar una residencia en Lisboa en marzo de 2020 y, pandemia mediante, se quedó un año. Lo que podría haber sido un tiempo de estancamiento se volvió uno de los más productivos de su carrera, y su agenda 2021 se llenó de muestras internacionales.

Artistas de entrecasa: María Inés Tapia Vera.

Vamos a la galería Pasaje 865 para ver la muestra de María Inés Tapia Vera “Los Días 2020”, con dibujos en papel que hizo cuando no se podía salir de casa. En plena pandemia se cruzó en un pasillo con el músico Sergio Pángaro (viven en el mismo edificio) y encontraron que los dos estaban haciendo lo mismo, crónicas de la reclusión. Entonces, hicieron una pieza interdisciplinar juntos

Valientes galeristas “pandemials”: espacios de arte nacidos en cuarentena

El 2020 ha sido uno de los años más duros para el mercado de arte local, pero los galeristas no se achicaron. En estos meses de inactividad, hubo espacios de primera línea como Ruth Benzacar y Pasto que apostaron a más y abrieron nuevas salas, una galería –Sendrós– reabrió después de seis años cerrada, y varias pequeñas salas se sumaron al circuito bajo el mando de artistas y a pura autogestión. Después de meses ya listos para estrenarse pero cerrados, por fin es posible visitarlos.

Pedro Roth: arte esencial entre las góndolas.

Hace unas semanas montó Esencial, una exposición que se ve sobre las góndolas del minimercado Sol Oriente, en Lavalleja 1386. Son obras suyas y de Roberto Plate -otro artista del Di Tella- y fotografías de su hijo Damián exhibidas con una premisa: “El arte es un bien esencial”.

Artistas de entrecasa: Valeria Vilar.

Valeria Vilar tuvo una idea: cuando en cuarentena se pudo por fin salir a la calle una hora los fines de semana, decidió hacerlo junto con sus pinturas. Desde hace algunos meses, el proyecto Mi vereda viene creciendo, y ya es un clásico de esta pandemia: una muestra de arte colectiva que se renueva cada quince días, por un rato, en la calle donde vive, con artistas invitados.