Oscar Pintor y el eterno retorno de un fotógrafo con mirada propia

Los años 80 están presentes en una selección de obras sobre temas simples, resueltos con sutileza estética a partir de las formas, la luz, el clima; además, también en Fola, la muestra de su hijo, Pablo, y un documental hecho entre los dos

María Paula Zacharías

María Paula Zacharías PARA LA NACION. Publicado el 5 de Enero de 202. Link: https://www.lanacion.com.ar/cultura/oscar-pintor-y-el-eterno-retorno-de-un-fotografo-con-mirada-propia-nid05012021/

Pablo con escafandra. Pablo II, Buenos Aires,1985
Pablo con escafandra. Pablo II, Buenos Aires,1985Oscar Pintor/Gentileza FOLA

0

En la muestra que la Fototeca Latinoamericana Fola le dedica a la obra de Oscar PintorVuelta a las fuentespuede verse la obra de uno de los referentes de la fotografía argentina. También, las fotografías de su hijo, Pablo Pintor, y un largometraje que le dedicó a su trayectoria, tan meteórica como accidentada. “Fue el primer fotógrafo argentino en tener una mirada propia, que le permitió interpretar el mundo que lo rodeaba. Una mirada desnuda y profunda”, dice su colega y curador de esta muestra, Ataúlfo Pérez Aznar.

“La mitad ya estaban copiadas y enmarcadas en 50×50 cm de la anterior retrospectiva, y con Gastón Deleau, director de Fola, decidimos ampliar las restantes”, cuenta Pintor. “Mi obra principal la hice durante quince años, desde fines de los 70 hasta mediados de los 90: es la parte más sustancial de mi trabajo”, explica. Hay una pared con imágenes más pequeñas, vintage, copias artesanales de época, que casi no se han visto y son un tesoro, una belleza sublime. Después, todo es poesía, humor y una estética personal, psicológica, tenue, conjugada con maestría técnica… Retratos, naturalezas muertas, trompe-l’œil de provincias (paredes decoradas como escenografías que son una “trampa ante el al ojo”, de ahí el francés de trampantojo), naturalezas vivas donde el artista encuentra evidentes sensualidades, paisajes puertas adentro, tierra adentro, tiempo atrás.

Plancha. Buenos Aires, 1981
Plancha. Buenos Aires, 1981Oscar Pintor/Gentileza FOLA

“Oscar Pintor es ese fotógrafo que muchos admiramos producto de haber interpretado su propio entorno. Nació en San Juan, en los 60 se mudó a Buenos Aires, pero vuelve en los 80 para transmitir sentimientos y sensaciones muy profundos, a través de temas tan simples como decoraciones y tradiciones, resueltos con sutileza estética a partir de las formas, la luz, el clima. Por eso, circunscribí la selección a este período, sumados a nocturnos de Buenos Aires y algunas fotos de San Luis y Uruguay. Pese a la geografía, es la mirada de un sanjuanino con toda la carga de nostalgia que viene arrastrando a través de los años”, señala Pérez Aznar. “Su obra es un retrato de sí mismo de más de 15 años de producción”, explica.

En 1965, Pintor se instaló en Buenos Aires, donde realizó su primera exposición individual. En 1984 era ya asesor de Fotografía del Centro Cultural Ciudad de Buenos Aires, y fundaba junto a otros doce fotógrafos el Núcleo de Autores Fotográficos (NAF), que en abril tendrá una muestra en Fola. Sus obras integran el acervo del Museo de Bellas Artes de San Juan, el Museo de Bellas Artes y el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, el Museo Provincial de Huelva (España), el Gabinete de Fotografía de la Biblioteca Nacional de París, el Museo de Fotografía de Odense (Dinamarca), la Fundación Antorchas (Buenos Aires) y el Museo de Bellas Artes de Huston, Texas, entre otros.

La historia que sigue está bien narrada en la película Memoria Fotográfica, que reúne treinta años de filmaciones que le hizo Pablo Pintor, su hijo, y que se proyecta en Fola de forma continua en el auditorio. El argumento del documental es el meollo en la vida de Pintor padre, un fotógrafo que de pronto pierde las ganas de hacer fotos. Primero consulta a una médium y después viajan juntos a buscar las locaciones de sus primeros trabajos fotográficos en su terruño. Van a la saga de canchitas de fútbol entre cerros, casas derruidas, muñecas desvencijadas y alambrados-tendedero, esas mismas imágenes que ahora se exhiben en las paredes de Fola. Vuelven a las fuentes, hasta llegar a la tapera que alguna vez fue el hogar de la infancia de Pintor, y ya en ruinas parece una de las casitas abandonadas que retrataba en sus comienzos. Ahí, todo parece volver a empezar y otra vez necesita tener su Rolleiflex al cuello.

Heladera y ventana. San Juan, 1984
Heladera y ventana. San Juan, 1984Oscar Pintor/Gentileza FOLA

Pablo Pintor tiene un camino realizado como cineasta, y en cambio, debuta con Transeúnte como fotógrafo en la sala contigua a la de su padre. “Venía viendo su trabajo, ya estaba maduro para hacer su propia muestra y por eso lo impulsé para expusiera conmigo. Fue un trabajo muy feliz para mí, tanto la exposición como la película”, cuenta Oscar. “Yo me considero fotógrafo cuando filmo, y cineasta cuando saco fotos. Soy un bicho raro”, se define el hijo, autor de una galería de seres encontrados en la ciudad. “Son personajes en situaciones inesperadas, capturados al azar y suspendidos en un tiempo indefinido en donde las miradas hablan más que las posturas, o viceversa. Empecé a hacer fotografías como una herramienta para posibles historias, haciendo scoutings de locaciones o castings personajes. Con el tiempo, encontré que algunas valían por sí mismas. Con la ayuda de Ataúlfo pudimos armar una serie”, explica.

Transeúnte es parte de un proyecto más grande con el mismo nombre, que será un largometraje y un libro. “Hay un contraste de miradas, de formas de ver el mundo. Los fotógrafos como mi viejo tienen una contundencia, una seguridad al plantar la cámara… Hoy la posibilidad de cámaras digitales y celulares democratizan la fotografía, pero te vuelven un inseguro: podés sacar veinte fotos y después elegís. Tomo de él la intención de entrar en la mirada de quienes retrato. En eso, me gustaría coincidir con mi viejo y otros poetas de la fotografía”, dice.

Para agendar

Vuelta a las fuentes. Fola, Godoy Cruz 2626. Hasta el 21 de febrero de 2021, de 12 a 19:30 (miércoles cerrado). Para ver Memoria Fotográfica, se puede asistir a la sala de Fola o verla online En la misma fotogalería se pueden ver Transeúntes, fotografías de Pablo Pintor, y Encuentros con afiches, una muestra más de 40 piezas publicitarias de exhibiciones de fotografía memorables de todo el mundo, colección de Ataúlfo Pérez Aznar.

Calas. Buenos Aires, 1981
Calas. Buenos Aires, 1981Oscar Pintor/Gentileza FOLA

Encuentros con fiches

Ataúlto Pérez Aznar es curador también de una muestra de los afiches que atesora. Reúne más de 40 piezas publicitarias de exhibiciones realizadas Buenos Aires, La Plata, Asunción, Río Janeiro, París, Ámsterdan, Londres y Milán, de fotógrafos como Walker Evans, Garry Winogrand, Larry Clark, William Eggleston, Lee Friedlander, August Sander, Richard Avedon, Mario Chavo Neto, Sebastião Salgado, Martin Chambi, Eduardo Grossman, y fotógrafas como Sara Facio y Alicia D´Amico.

Pérez Aznar es fotógrafo –ahora mismo participa con su obra en la muestra Tres miradas en el Museo MAR, docente e investigador, y creció en una familia de bibliófilos, donde desarrolló amor por todo lo que significa documentar y archivar vestigios de la historia. “Lo primero que advertí en el mundo de la fotografía es que no había historia ni interés por ella. Primero me preocupé por conocer personalmente a los viejos fotógrafos, como Coppola, Stern, Heinrich, Saderman… y a conformar archivos que todavía continúo”, cuenta. En 1980, cuando abrió la primera fotogalería del país, Omega, puso un cartel donde decía que recibía todo material fotográfico para atesorar. En diez años, creció tanto que se convirtió en el Centro de Fotografía Contemporánea, un edificio de seis pisos, donde también están los 4000 libros de fotografía de la biblioteca personal de Pérez Aznar, colecciones completas de revistas especializadas, trípodes, copias y todo tipo de donaciones. “En la actualidad el espacio está desbordado”, cuenta. Trabajan como curadoras de la colección Samanta Salvatori y Ayelén Ruiz Infante. De ahí salieron, entonces, las joyas publicitarias de muestras memorables que se exhiben en Fola. Pérez Aznar ahora está embarcado en libros y muestras futuras, y sobre todo en lograr que la fotografía tenga su propio Instituto Nacional, como el cine o el teatro.

María Paula Zacharías



Categorías:Artistas

Etiquetas:, , , ,

1 respuesta

  1. MARAVIIOSO,ELSA

    ________________________________

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: