Nicolás García Uriburu y otros artistas dispuestos a salvar el planeta

¿Puede el arte salvar el planeta? La obstinación con la que los artistas dedican su obra –y su vida– a esta causa hace pensar que sí. Con acciones en el terreno, recreando a la naturaleza, en duras expediciones o a golpe de imaginación, los artistas propalan el mensaje de los ambientalistas de las más bellas maneras.

 

coloraciondelpeloPionero en esto es Nicolás García Uriburu. Nadie hablaba de calentamiento global cuando él, en 1968, tiñó de verde los canales de Venecia para despertar la conciencia del mundo. “El arte no tiene más lugar afuera de la naturaleza: su lugar es dentro de la naturaleza”, decía su Manifiesto de 1973, que junto con otras piezas memorables integra la exhibición que pone en primer plano su perfil de militante ecológico en la galería Henrique Faria (Libertad 1628). Utilizando un pigmento fluorescente que toma su característico color verde al contacto con microorganismos del agua, Uriburu dejó su marca también en el Sena, el East River de Nueva York y en el Riachuelo, donde en 2010 se unió a Greenpeace para denunciar su polución crónica. Coloreó su propio cuerpo, mapas, objetos y realizó exquisitas pinturas en ese tono tan suyo.

“Como artista siempre estoy tratando de salvar al mundo, pero si fuera ingeniero lo salvaría de otra manera. Cada uno en su campo tiene que salvar al mundo como pueda. Hay que hacer lo más posible por la naturaleza”, dice, incansable. “No conozco gente que haya tratado el tema más temprano que yo. A esto le dediqué mi vida. Soy un artista comprometido con esta causa. Y en eso estamos. Ahora hay una consciencia más grande, pero para muchos es una moda”, afirma. Su obra sigue teniendo plena vigencia: “Lamentablemente. Cosas que pensábamos que no íbamos a ver ya están pasando. Todo va más rápido de lo que creíamos”.

 

“El arte no puede salvar al mundo pero sí puede mostrarle al mundo lo que hay que salvar”, dice la artista local Matilde Marín. Comenzó a hacerlo en 2008, con varias series de paisajes y en junio mostrará otro capítulo en la Galería Patricia Ready de Santiago de Chile: una serie de fotos de pequeñas islas que responden a la idea del cuidado de la tierra y el agua. Además de su obra personal, dirige por tercer año el proyecto Arte y Naturaleza en el Museo de Arte contemporáneo de Salta (MAC). “Tenemos planificado trabajar en Salinas Grandes junto con 21 artistas de la región noroeste en vinculación profunda con el paisaje. Los artistas toman el medio ambiente como límite móvil. Recorriendo el río, caminando sobre la extensión de sal y sus piedras, han tejido un sensible encaje. Un homenaje a la naturaleza que se ha convertido en objeto de cuidado y no sólo de contemplación”, cuenta.

Otra artista viajera y ambientalista es Andrea Juan. “El arte puede y debe crear conciencia y sensibilizar porque llega donde las cifras de los científicos no pueden: a través de los sentidos, a las emociones más profundas y desde allí puede movilizar hacia cambios de conducta”, afirma. Por eso, su obra de los últimos 12 años está íntimamente ligada a la Antártida y a cuestiones medioambientales, siempre en la búsqueda de formas distintas y poéticas de transmitir la incidencia del cambio climático en ese continente. Realiza proyecciones, video instalaciones, sites specific y performances que registra en fotografía y video. También, creó un programa de arte en el marco de la Dirección Nacional del Antártico. “Un centenar de artistas se acercaron con el ideal de sumar sus proyectos a esta particular red internacional de seres sensibles comprometidos con la utopía de un mundo sostenible”, dice. En la plataforma Sur Polar comparten los resultados (www.surpolar.org). Ya tienen un calendario de exposiciones: abril en Bogotá, mayo en Bilbao, junio en Madrid y septiembre en Washington.

En la soledad de sus talleres hay infinidad artistas haciendo sus aportes. La obra de Alexandra Kehayoglou, por ejemplo, son bosques y caminos tejidos por los que se puede transitar e interactuar. Largas alfombras que evocan los paisajes nativos muchas veces desconocidos. “Mi idea es homenajearlos, repetirlos, agitarlos como bandera. Yo tejo inyectando amor a la tierra, en el bastidor, con lana, reproduciéndola, quieta, con la intención de que le llegue a aquel que atraviesa un sendero, a quien se sienta en un pastizal. Mi idea es que se cuestione por el paisaje detenido. Que piense en la extinción del mundo natural. Y que se vaya pensando en cambiarlo”, dice la artista. “Me gusta pensar el arte como esa posibilidad de enfrentarte con una realidad ambiental, con un punto de vista, ubicarte en ese simulacro del fin del mundo. Me parece que le hace bien al artista trabajar así. Con una misión que está por fuera de la obra y del artista, todo se vuelve más real y más poderoso”, analiza.

Marcos Acosta es otro convencido. Pinta ciudades amenazadas por catástrofes naturales o paisajes tapados por la sombra de edificios, que mostrará a fin de mes en una exposición en el Museo Caraffa en Córdoba. Vive entre esas dos pesadillas, y las pinta una y otra vez.  “Tal vez el arte sea uno de los pocos medios por los que podemos aspirar a salvarnos. El verdadero arte abre los ojos, permite ver. Y sin dudas el camino es ese: poder ver lo que tenemos y tuvimos para amarlo, detenernos y reconstruir”.

marcos

Marcos Acosta y una de las obras que mostrará en el Museo Caraffa

Energía solar para África

Imagen difundida en Facebook por el Estudio Olafur Eliasson

Imagen difundida en Facebook por el Estudio Olafur Eliasson

En el mundo, Olafour Eliasson es el “artista climático” del momento. Danés radicado en Berlín, su forma de poner la lupa en las urgencias del planeta es mediante megainstalaciones de luz y agua que replican fenómenos atmosféricos: un sol que brilla dentro de la Tate de Londres, cascadas que caen desde edificios al río Hudson, en Nueva York, y túneles de niebla y de arco iris para recorrer en su país, entre otras maravillas.

Su proyecto Little sun (www.littlesun.com) va más allá del arte: lleva distribuidas 170.000 lámparas que funcionan con energía solar en áreas de África sin red de electricidad.

En el Palacio de Versalles se espera con ansiedad su próxima presentación. “El planeta me inspira, pero más la gente: La tensión cultura y naturaleza, a veces de manera crítica, a veces en forma positiva”, dijo a LA NACION

 

MPZ con Olafur Eliasson en México, diciembre 2015

MPZ con Olafur Eliasson en México, diciembre 2015

Publicada en La Nación, Cultura, 22/3/16. Link: http://www.lanacion.com.ar/1881979-nicolas-garcia-uriburu-y-un-sequito-de-artistas-dispuestos-a-salvar-el-planeta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s