Artistas-gestores: una iniciativa que se contagia en todo el país

Cuando la escena cultural es casi nula o sus márgenes no contienen las nuevas corrientes, los artistas se vuelven emprendedores. Se convierten en el núcleo cultural de sus terruños. Ocurre en varios puntos del país: impulsados por el deseo de congregarse, tener un espacio, intercambiar, producir y buscarle la vuelta al arte lejos del circuito porteño, revuelven el avispero. Con subsidios, programas de apoyo y becas, o directamente a pulmón, los artistas-gestores regaron la Argentina de proyectos vivos, que son la suma de la galería comercial, el centro cultural y la residencia. Mucho más que su propia obra.

Al principio fue un taller, y cuando se quisieron dar cuenta ya estaban limpiando los restos de pintura para colgar sus obras y exhibirlas. Cstll569 es el primer espacio independiente dedicado a la difusión del arte contemporáneo en Catamarca. Cuando nació, en 2010, el escenario era árido: “Hubo que agudizar el ingenio para sortear obstáculos y mostrar a los artistas emergentes cuyos caminos por este territorio estaban cerrados”, recuerda German Bormann, al frente del espacio desde 2012. Con auspicios y becas, lograron participar dos veces en ArteBA. Actualmente Cstll569 se está mudando a una nueva casa en Santa Rosa, pero sigue desarrollando encuentros para reflexionar sobre la escena local en espacios afines, que se comunican por Facebook, el canal más efectivo para casi todos estos casos.

“En Corrientes los artistas emergentes no tenían un lugar para exhibir su obra”, dice Julia Rossetti. Esta dibujante no se quedó de brazos cruzados y junto con otra apasionada del arte, la arquitecta Florencia Poloy, fundaron Limbo, que hizo salir del ídem a los jóvenes artífices, y les dio un lugar donde exhibir, encontrarse y, quizá, vender. “Logramos el apoyo de toda una comunidad de artistas y de público aficionado. Hoy, después de dos años, logramos que las instituciones históricas sientan la necesidad de involucrarnos en sus propuestas”, cuenta. “Conseguimos sincronizarnos con colegas de Resistencia, para generar un circuito de muestras y espacios de formación para los artistas emergentes del NEA”, dice. Visitarse entre artistas no es sólo una cuestión de turismo: cuando llega un visitante como Nilda Rosemberg, que en mayo estuvo por Limbo, pasan dos cosas: trabaja en un proyecto específico, inspirada en el entorno, y estimula a los creadores locales con charlas y talleres.

“Somos una casa travestida de galería, y en la militancia de nuestro deseo surge la identidad del proyecto”. Gustavo Nieto habla de Rusia, que queda en Tucumán y está gestionada por seis artistas. “Nació naturalmente como una reacción al contexto. Queríamos que nuestra mirada, reflexión e investigación sobre el arte de nuestra ciudad tuvieran un lugar, un espacio real. Que existiera”, explica. En Rusia pasan cosas: “Muestras, talleres, clínicas, publicaciones, encuentros, bailamos, pensamos, investigamos, escribimos, debatimos, vendemos y hacemos circular las obras dentro y fuera de la provincia”. El espacio se sostiene con sus ingresos, y para ciertas acciones cuentan con avales de los gobiernos de la Provincia y la Nación.

Trillo Sustentable es el primer espacio de gestión independiente dedicado exclusivamente a las artes visuales de Oberá, Misiones. Y es el único. Da talleres, charlas y muestras de los creadores que mes a mes llegan desde distintos puntos del país. Lo inauguraron Héctor Borges y Valeria Anzuate en 2011. Cuentan con el apoyo de la Facultad de Artes y Diseño, que por ejemplo, corrió con el traslado de artistas y obras que viajaron a exponer en Neuquén. Desde el 19 de agosto estarán en la feria Mercado de Arte de Córdoba.

De izq a der: Gustavo Nieto- Rusia/galería (Tucumán), Maximiliano Peralta Rodríguez- Curadora (San José del Rincón, Santa Fe), Verónica Calfat- Diagonal (CABA), Julia Rossetti- Limbo (Corrientes), Valeria Anzuate- Trillo (Oberá, Misiones), Suyai Otaño- Manta (San Martín de los Andes, Neuquén), Tomas Quiroga- Casa 13 (Córdoba), Berny Garay Pringles- La Mandorla (San Juan), German Bormann- Cstll 569 (Catamarca), Cintia Clara Romero- Curadora (San José del Rincón, Santa Fe).

De izq a der: Gustavo Nieto- Rusia/galería (Tucumán), Maximiliano Peralta Rodríguez- Curadora (San José del Rincón, Santa Fe), Verónica Calfat- Diagonal (CABA), Julia Rossetti- Limbo (Corrientes), Valeria Anzuate- Trillo (Oberá, Misiones), Suyai Otaño- Manta (San Martín de los Andes, Neuquén), Tomas Quiroga- Casa 13 (Córdoba), Berny Garay Pringles- La Mandorla (San Juan), German Bormann- Cstll 569 (Catamarca), Cintia Clara Romero- Curadora (San José del Rincón, Santa Fe).

Nueve de estos gestores-artistas coincidieron en marzo en San José del Rincón (Santa Fe), en una casa abierta al arte, Curadora, en un encuentro que tuvo el apoyo del Fondo Argentino de Desarrollo Cultural para el Fomento de redes, circuitos y colectivos culturales, del Ministerio de Cultura de la Nación. Como resultado nació Minga, sistema de colaboración entre proyectos de gestión en arte de Argentina, que durante un año potenciará a sus integrantes: Casa 13, la propia Curadora, Cstll569, Diagonal, La Mandorla (San Juan), Limbo, Manta, Rusia/galería y Trillo sustentable. Minga ya tiene en marcha una publicación sobre todos ellos. “La intención es reunirnos para fortalecer vínculos a través de prácticas horizontales y acciones comunes”, explica Cintia Romero, una de las anfitrionas en esta casa azul, rodeada de verde y de lagunas, que comparte con el artista Maximiliano Peralta Rodríguez, a la que anexaron un taller, dos habitaciones y baño para estar siempre rodeados por colegas. Desde 2013, pasaron por ahí 40 artistas de 9 provincias. Manta y Trillo ya están en pleno intercambio de creadores del sur y el noreste del país. Limbo y Rusia están pensando juntos una muestra con artistas tucumanos y correntinos.

Moverse por el país parece ser un imperativo categórico. “Manta abrió la posibilidad de que artistas de otros lugares tengan una sede en San Martín de los Andes, y a los artistas locales de intercambiar con pares de otras provincias para potenciarse”, dice Suyai Otaño, performer, fotógrafa y videoartista, que después de formarse en Buenos Aires, quiso volver a su lugar en el mundo, pero no aislarse. Entonces, abrió las puertas de su paraíso personal, y lanzó un programa de formación que ofrece ocho becas participar de cuatro seminarios con profesores de Buenos Aires y Córdoba. “Actualmente contamos con beca del Fondo de Desarrollo Cultural de la Nación, auspicios del Ministerio de Gobierno, Educación y Justicia de Neuquén, la Fundación del Banco Provincia y empresas privadas”, cuenta. Las residencias son lugares aislados, con entorno natural inspirador, donde los artistas tienen cuarto y taller para pasar una temporada concentrados en su obra. A veces incluye una muestra con lo producido in situ, otras supone un intercambio con la comunidad a través de talleres y charlas. Puede ser con un costo para el artistas o que los auspicios conseguidos solventen sus gastos.

En Buenos Aires, además del subsidio de las becas grupales del FNA que impulsan a varios de estos espacios, están los proyectos gestados al calor de la Ley de Mecenazgo, como Diagonal, de los artistas Manuel Sigüenza y Verónica Calfat en Belgrano R. Están también El Basílico, La Ira de Dios y Zona imaginaria, por nombrar algunos, que se integran al enorme caudal de museos, galerías y centros culturales de la Ciudad. Pero a veces la metrópoli puede volverse agotadora, como le pasó al dibujante Martín Kovensky, que cansado del ruido de la ciudad, se fue a vivir a La Cumbre, y armó su propia historia o su nave, como le gusta llamar a Júpiter, que comanda con Ana Gilligan. “Nos permitió asumir un lugar de artistas en nuestra nueva comunidad”, señalan. Por cuatro años funcionó como galería con presencia en arteBA y este año fueron impulsores de la semana de Arte en La Cumbre. Pero ahora tienen un plan más intimista, abocado a la docencia y las visitas culturales.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Quizá uno de los más conocidos de todos estos espacios sea Mundo Dios. Dirigido por Juan José Souto y Daniel Basso, funciona en un antiguo edifico de piedra de la zona portuaria de Mar del Plata. Desarrollan laboratorios, talleres, producciones, muestras, fiestas y ambientaciones. Son codiciadas sus becas para residentes de todo el país, que cuentan con habitación con vista al puerto y taller generoso en dimensiones, además de cubrir gastos de producción y viáticos.

casa 13 2Córdoba tiene un nutrido circuito, pero parte importante de su engranaje es Casa 13, que abre la puerta a un circuito independiente, y reúne proyectos editoriales, talleres, programas de radio y encuentros de música, arte, literatura y política, seminarios, fiestas, ferias, recitales, biblioteca, archivo y residencias. La casona de 1900, rosada y bullente, fue tomada por artistas en 1993. Hoy es una asociación civil sin fines de lucro, con socios que aportan una cuota anual de $130. Algunas de las actividades generan un ingreso, y anualmente hacen jornadas de reparaciones abiertas a la comunidad, en las que no faltan voluntarios. “Considero mi trabajo de gestión en Casa 13 como parte de mi quehacer artístico. Actualmente en la casa participamos, horizontalmente, más de 20 personas”, dice Tomás Quiroga. Se organizan por permanentes cruces de mails.

En Rosario tampoco faltan espacios, pero si hay una gestora o agitadora cultural independiente es la artista Lila Siegrist, que empezó mostrando un proyecto en el living de su abuela, en 2003. “Entre mi abuela y yo convertimos la casa en una sala de arte y a mí se me transformó la cabeza”, cuenta. En Richieri 452 hoy funcionan tres salas: “Una para exhibiciones experimentales, otra para obra múltiple de alta rotación, y la tercera para colección permanente y conversaciones suculentas”. Vende obras suyas y de otros, da clases, y organiza actividades como la presentación del libro de Arturo Carrera o charlas abiertas al público. “Richieri promueve la reflexión crítica, la experimentación estética y el coleccionismo”, dice.

La artista visual Emilia Farrarons Fenoglio fundó en 2014 la primera galería comercial de arte contemporáneo en Bariloche, que lleva su apellido. En sus tres pisos, además de muestras, tiene una tienda, y alberga charlas, cursos, talleres y presentaciones de libros. En San Juan funciona La Mandorla, y ahora abrió un nuevo lugar para el arte emergente, Espacio Combo. Hay también especies de casas de retiro arty, como Cuatro Cuartos Residencia, en Cañada Rosquín, Santa Fe, dirigida por cuatro artistas que a fines de agosto curarán una muestra en el MACRO de Rosario. O espacios de arte en lugares inverosímiles, como el Centro Rural de Arte (CRA), en Cazón un pueblo de 300 habitantes en el centro de la provincia de Buenos Aires, que genera “encuentros entre saberes locales y miradas foráneas”. Hay tantos espacios más, que el colectivo de arte rosarino Escuela Huésped se dedica a viajar, relevar campos del arte y difundirlos en crónicas, poemas, fotos y dibujos. Ya estuvieron por Córdoba, Mar del Plata, Tucumán y Mendoza. “Descripciones, sospechas, datos precisos y emocionales sobre cada uno de los lugares. El objetivo del proyecto es difundir virtudes, accidentes y joyitas”, declaran. Los artistas del país dan cátedra de creatividad. Y si el mercado del arte no existe, lo inventan. A veces es posible ser profeta en su tierra.

CAPACITACIÓN: El Centro Cultural Kirchner (CCK) y el Fondo Nacional de las Artes (FNA) ofrecen becas para participar del  Taller de Práctica, Análisis de obra y seguimiento de proyectos en Mar del Plata (Daniel Besoytaorube, Pablo Ziccarello, Matías Duville y Nicolás Robbio), Bahía Blanca (Roberto Echen), Rada Tilly (Rafael Cippolini), Entre Ríos (Silvia Gurfein), La Rioja (Andrea Ruiz), Neuquén (Marcela Sinclair), Mendoza (Max Gómez Canle), Misiones (Ana Gallardo), Bariloche (Esteban Álvarez), Salta (Max Gómez Canle, Daniel Basso y Chiachio & Giannone), Río Gallegos (Kekena Corvalán), Santiago del Estero y Catamarca (Verónica Gómez), San Juan (Florencia Battiti), San Luis  (Laura Valdivieso y Martín Guerrero) y Ushuaia (Leila Tschopp). Hasta fines de agosto hay tiempo para aplicar: a artesvisualesfna@fnartes.gov.ar y www.fnartes.gov.ar

BECAS DE MOVILIDAD: El Fondo Argentino de Desarrollo Cultural – Línea movilidad, solventa costos de viajes para Artistas, creadores, productores, gestores y profesionales vinculados al sector cultural: fondo.movilidad@cultura.gob.ar / (011) 4129-2440 de 11 a 17.

CONTACTOS:

20150728_07311420150728_071852

Publicada en La Nación Cultura, 28/7/15.  Link: http://www.lanacion.com.ar/1814104-artistas-gestores-una-iniciativa-que-se-contagia-en-todo-el-pais

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s