Julieta Barderi: La bestia era uno mismo

Una mujercita dulce y rubia pinta bestialidades, torturas, desmembramientos… Hay algo muy inquietante en la obra de Julieta Barderi: un envoltorio frágil y delicado para mensajes atroces. Cada obra es un conjunto de microrrelatos. Hay componentes narrativos en las situaciones que se dan a la vez en el espacio algo caótico de sus lienzos. Un tiempo sin tiempo, donde se concretan martirios simultáneos. Cada escena, con sus propios colores, texturas y tratamientos, acumula capas. El conjunto tiene algo de patchwork. “Si, por un lado, existe en ellos un aplanamiento del espacio representado, por el otro hay un engrosamiento de la superficie de representación. Un verdadero palimpsesto de signos pictóricos”, dice Daniel García en el texto del catálogo. Sus esculturitas también sufren. Barderi escarba en el dolor.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Muestra: Aquella bestia era uno mismo, Julieta Barderi en Quadro Arte Contemporaneo (hasta el 9 de mayo, en Av Del Libertador 14354, San Isidro)

Anuncios

Un comentario en “Julieta Barderi: La bestia era uno mismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s