Shopping en París

Clásica, trendy, creativa, intelectual, multiétnica. Recorridos de compras, ahora en soldes

PARIS (Enviada especial).- París es una ciudad ordenada. Tanto, que las más importantes de las 16.000 tiendas ahora están clasificadas en cinco recorridos con estilos diferentes. Una guía para salir de compras, mapa en mano y con una selección previa de los emergentes, los de siempre, los insólitos y los esenciales…

Shopping by Paris condensa el directorio de la moda parisiense con el propósito de potenciar las rebajas de fin de temporada, que comenzaron ayer y se extienden hasta fin de mes, con descuentos de hasta el 70% y con una desgravación adicional de un 12% para los visitantes extranjeros. Para cada tendencia, hay un itinerario y firmas específicas. Buena ayuda para una ciudad con 29 comercios por cada 1000 habitantes, bastante, si se compara con los 18 de Londres y los 16 de Milán. 
La modelo Lou Dillon recibe en la página www.shoppingbyparis.com , el sitio donde están los mapas y el link para ver cada calle en detalle a través de Google Map Street View, y en videos de www.paris-place.com , donde se pueden ver productos, precios y hacer compras en línea, que en Internet llegan a valer hasta un 90% menos, por lo que se espera un crecimiento de 15% de las ventas. También es posible descargar el Shopping Book 2009 , la biblia recién actualizada de las compras en París. Y antes de empezar a caminar, conviene hacer el test para saber a qué recorrido apuntar: clásica, trendy, creativa, intelectual o multiétnica. Esta iniciativa de la Oficina de Turismo y de Congresos de París, de la Cámara de Comercio e Industria de París y de Maison de la France incluye hoteles y restaurantes con descuentos especiales, asesores de compras trilingües y carritos eléctricos que unen las cabeceras de los recorridos.
Lujo francés, elegancia y calidad que no pasa de moda son las claves de Classique.Las seguidoras de Catherine Deneuve, Audrey Hepburn y Chanel están encantadas en los barrios Montaigne, Champs-Elysées, Place Vendôme y Palais Royal. Ahí esperan Jean Paul Gaultier, los zapatos artesanales de Olga Berluti y de J. M. Weston, y las joyerías de la Place Vendôme, como Boucheron y Tiffany & Co. Ropa, perfumes, joyas y marroquinería de alta gama se encuentran en Givenchy, Vuitton, Pucci, Balenciaga, André Courrèges, Fendi, Dior, Hermès y Chanel, por citar algunas marcas de fama global, que no evidencian sus rebajas en las vidrieras, ni remarcan etiquetas, pero ofrecen descuentos del 30%. También hay otras que ofrecen precios interesantes, como Cyrillus, con ropa para todas las edades (remera de algodón con alforzas, 15 euros, y suéteres, desde 19).

Shopping mundano

Las Trendy, al tanto de las últimas tendencias, buscan etiquetas fashion por le Marais, Saint-Germain-des-Prés, Haussmann, Etienne Marcel y Les Halles. Tras un paseo por el Palais de Tokyo y el Centre Pompidou, recorren las grandes tiendas, como Printemps y sus 3000 marcas, la global H&M (que tiene vestidos cortos de noche por 29,90 euros y suéteres desde 19), y las Galerías Lafayette, multimarca de alta gama. También está Les Garçons Paris, una casa de ropa interior y camisas para hombre; bolsos prácticos de Lili Cabas, y más marcas planetarias Dolce & Gabbana, Prada, Jimmy Choo, Miu Miu, Marc by Marc Jacobs y John Galliano. Buenas paradas son el multimarca Colette (camperas Lanvin de 565 euros y remeras de Maje, de 69), la lencería de Chantal Thomass y ropa rockera de The Kooples.
En los salones del Palais-Royal, Serge Lutens exhibe las joyas que diseña para Shiseido. Cerca, la sueca Acne Studios aporta ropa formal e informal. Pierre Hardy fundó su propia marca después de trabajar para Dior y Hermès, lo mismo que Jérôme L´Huillier, ex Balmain y Givenchy. Vintage de lujo, en Didier Ludot y en Kiliwatch. En materia de cosméticos, todo se encuentra en la cadena Sephora, que tiene grandes marcas y una propia, más económica, aunque para los argentinos todo se multiplica por cinco: un juego de 16 sombras, 9 gloss y 2 pinceles de edición limitada, 32, 90 euros.
Otra tendencia, Bobo-Chic o burgués bohemio con estilo, ideal para la intelectualidad parisiense, que mezcla básicos con piezas de diseño. Frecuentan Sèvres-Babylone, Odéon, Charonne y Canal Saint-Martin. Sobrios modelos de Comptoir des cotonniers se combinan con compras en Le Bon Marché, el gran almacén de la orilla izquierda del Sena (cardigans de cashmere, 150 euros). Para chicos, la accesible Du Pareil au Même (vestidos desde 9 euros; enteritos de bebe, desde 10,90). Claudie Pierlot se destaca por sus buenos cortes. Los vestidos de Les Petites, a partir de 119 euros, ya en solde . Lencería lúdica, en Princesse tam tam (conjuntos desde 49 euros), y sastrería no convencional en Paul & Joe. Entre bohemias y románticas, las colecciones de Sandro, Liza Korn y Ba&sh. Más sencillos, los diseños netos de Muji. Y las ballerinas de Repetto, histórico fabricante de zapatos de baile, no tienen competencia.

Creativas y viajeras

Créatif es para descubrir jóvenes diseñadores, que se concentran en Bir Hakeim, Abbesses, Marché Saint-Honoré y Saint-Paul. En el setentoso Spree hay diseño londinense (camperas de Duvetica a 385 euros). El vintage es seleccionado en Olga por Olivier Gampel, o se hace a medida en Matières à réflexion. En Andrea Crews, un grupo de artistas transforma la ropa usada en piezas únicas (hay remeras customizadas por 60 euros). Los chicos se visten con diseños retro de Purée Jambon y con la sobriedad de Anne Willi. Gaëlle Barré ofrece tops por 120 euros y vestidos por 215. Diseño joven y arte conviven en French Trotters y en The Lazy Dog, y el estilista David Hermelin caza talentos en su tienda Almost Famous.
Otros hallazgos: la colección privada de Christophe Lemaire, director artístico de Lacoste y disc jokey, y las creaciones del diseñador pop art Jean-Charles de Castelbajac. También, las del belga Martin Margiela y Eros by Erotokritos, la línea difusión del diseñador chipriota. Fréderic Malle, nieto del fundador de los perfumes Dior, que tiene librerías olfativas con aromas a elección.
FusionFashionWorld es el estilo de las viajeras. Compran ropa por el mundo o en las tiendas de Belleville, La Villette, Olympiades, Ledru-Rollin y Opéra. Quimonos de seda y chaquetas de cuello mao se consiguen en Hang Seng Heng. La tienda Antik Batik es hippie chic (hay camisas con estampado tribal por 45 euros). Kerstin Adolphson trae de Escandinavia suecos de madera. Llegan de Africa los bolsos y la ropa de As´art. Las prendas para chicos de Petit Pan tienen estampados asiáticos. Los bolsos de Jamin Puech mezclan materiales nobles, y el diseñador senegalés Sadio Dee crea ropa urbana en materias tradicionales. La Boutique Tibétaine contribuye a la construcción de una escuela y un monasterio en el Tibet, con la venta de joyas y bufandas fabricadas a mano, según la tradición local. Todo es artesanal en French Touche. .
María Paula Zacharías

lanacion.com |

Jueves 08 de enero de 2009 | Publicado en edición impresa
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s