Miguel Doura, pintor y galerista

Miguel Doura pinta cerca de las nubes. Y se presenta como el galerista que está a más altura en el mundo. Desde mediados de diciembre hasta principios de marzo, Doura está viviendo en el campamento de la base del Aconcagua y se dedica, entre otras cosas, a la pintura, que expone a 4300 metros sobre el nivel del mar.

“El arte es algo que sale de adentro, ocupa mucho lugar en mi persona, y por estos lados se crea el clima ideal para entrar en simbiosis con la montaña, que es algo muy fuerte”, expresa el artista andino.
doura
Durante el resto del año, Doura -de 43 años, barba y pelo largo- vive, a desgano, un poco en Buenos Aires (donde estudió Bellas Artes en la Escuela Prilidiano Pueyrredón, actual IUNA) y otro poco girando por la Patagonia.
Todos los años espera a que llegue el verano, pero no para irse a la playa ni para dedicarse a los helados, sino para instalar una computadora con acceso a Internet en la base del pico más alto de América. Desde ahí envía imágenes propias (fotos y dibujos) al instante a su sitio Web,www.aconcaguanow.com/draw.php

Gracias a la energía solar, que alimenta la laptop instalada dentro de una carpa, Doura también mantiene actualizado al mundo sobre el estado del tiempo en el área. Mediante una webcam, cada 15 minutos renueva imágenes de la montaña. En diciembre de 2003 la suya era la única conexión a Internet desde el campamento, y cree que también fue en su momento la más alta en el mundo.

Pero no sólo desde ahí suma público cosmopolita. En la galería de arte montada en la carpa expone sus “obras coloridas y expresionistas” -según su definición-, que ganan adeptos y compradores entre los montañistas de todas partes del globo que intentan llegar a la cima, de 6959 metros. “Hay un público muy pequeño que llega y se asombra de la galería de arte más alta del planeta”, dice.
En general, Doura trabaja con pasteles al óleo, porque tienen colores bien definidos y soportan mejor las inclemencias del viento. Actualmente se aboca a captar el Aconcagua en óleo, “pero con corte realista”.
Hace cinco años, en la Casa de Salta en Buenos Aires, pudo verse una muestra fotográfica de Doura. Otra de sus destrezas que se puede ver en la Web es una exhibición digital casi monotemática: la indiscutible belleza del Aconcagua captada desde todos sus costados.
Pero no son ésas sus únicas tareas. Como es de esperar, también practica alpinismo, aunque más lo apasionan las investigaciones arqueológicas: en http://www.aconcaguanow.com/intiwatana.php es posible ver una piedra descubierta por Doura en la quebrada de los Horcones, tras más de dos años de investigación. Se trata de una intiwatana o “piedra que amarra el sol”, posiblemente incaica. “Marca la salida y puesta del sol para los equinoccios y solsticios, las alturas máximas del sol para estas fechas, la altura máxima de la cruz del sur y algunas cosas más”, explica Doura, que hace de todo, pero siempre con altura. .

María Paula Zacharías

http://www.lanacion.com.ar/675732-obra-cumbre-en-el-aconcagua
Martes 01 de febrero de 2005 | Publicado en edición impresa
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s