Cow Parade

Baile, braille y una vaca

 Mañana, una vaca con mensajes en braille tomará forma en Tortuguitas. Al aire libre, personas no videntes dejarán sus huellas digitales y demás impresiones sobre una de las vacas de fibra de vidrio que se verán, entre marzo y julio, en los espacios públicos de Puerto Madero, durante el Festival Cow Parade.

En este festival globalizado, la vaca de Martha Anido es la primera pensada para los que no pueden ver. El proyecto se llama Mis manos son mis ojos: el vacuno en cuestión lleva libros escritos en tinta y -ahí también- los mismos textos impresos sobre una superficie transparente en sistema braille. Al lado de la obra, en una mesa, habrá punzón, lápiz y papeles para que los espectadores expresen sus sensaciones y las depositen en un buzón.

Así, con entrada libre, en el predio que prestó la Cooperativa Telefónica de Tortuguitas, Moreno 1160, “durante toda la tarde, entre baile y baile, pintaré sus manos y dejarán sus impresiones en la vaca, la mesa y el buzón”, cuenta la artista.

Los textos fueron escritos por jóvenes de la Biblioteca Argentina para Ciegos, y hablan sobre qué es la vida. “Es una caja de sorpresas. La aventura es ¡sorprendernos!”, afirma Mirna. “Es un camino que sólo una vez podemos recorrer. No podemos perder la oportunidad de transitarlo”, pensó Mariana. “No hay receta para vivir. Es cuestión de animarse y avanzar”, alienta Gonzalo.

Anido es médica psiquiatra, música y hace más de una década se volcó a las artes plásticas adaptadas. Su muestra Cuadros para ser acariciados, en 2004, en la Facultad de Medicina de la UBA, tuvo éxito de público con bastones blancos: se trataba de obras en relieve disponibles para ser palpadas y olidas, con motivos florales con aroma. Por ese trabajo, Anido fue elegida por el Banco Comafi para intervenir uno de los bovinos de fibra de vidrio del Cow Parade. Que ya dio cría: el patrocinador regalará cantidad de minivacas a otras instituciones.

Anido tiene un socio en la obra: Guillermo Clavero, cerrajero y artesano del que la artista presenta credenciales: “Transformó una barcaza isleña que transportaba treinta toneladas de troncos en un crucero. ¡Increíble!”

“Hemos trabajado los dos y la tendremos pintada de azul para el sábado”, promete. Mientras tanto, recorre la feria artesanal de Plaza Francia en busca de llamadores de ángeles para usar en lugar de cencerros y dos ojos de Horus que penderían de sus orejas, como la representación egipcia de la visión interior. Anido muestra una sonrisa ancha: “Este proyecto me ha colmado de felicidad”. .

María Paula Zacharías

anacion.com|

Viernes 27 de enero de 2006 | Publicado en edición impresa

Última página

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s