Concurso MNAD-Banco Galicia

Jóvenes diseñadores, arquitectos y decoradores fueron convocados a reinterpretar una selección de piezas del Museo Nacional de Arte Decorativo; el resultado fue asombroso

La Feria de Anticuarios 2007 no tiene espíritu puramente conservador. Con el concurso Reinterpretando un Mueble de …poca, organizado por el Museo Nacional de Arte Decorativo (MNAD) y el Banco Galicia, se da paso a las nuevas tendencias, aportadas por diseñadores, arquitectos, decoradores y afines de hasta 39 años. El objetivo del concurso fue interpretar, con libertad y creatividad, piezas escogidas de la colección del MNAD.

De más de 100 postulantes, 12 resultaron finalistas y dieron cuerpo a sus prototipos, inicialmente presentados en papel, a través de renders y memorias descriptivas. Los ganadores fueron Alejandro Palandjoglou, primer premio adquisición de $ 6000; Luciana González Franco, segundo premio, $ 3000, y Valeria Matayoshi, tercer premio, $ 1000. Carla Pierantozzi obtuvo una mención especial. 
Los concursantes partieron de cinco piezas del acervo del museo: una mesa de juego ( table à jeux ); un secrétaire con tapa rebatible ( secrétaire à abattant ); una silla de manos ( chaise à porteur ), una silla ( chaise à lyre ) y un sillón ( marquise ), todas en exposición junto a sus rediseños en la Feria de Anticuarios 2007.
Con sus diseños, los participantes buscaron innovar en materia de medidas, materiales y en tecnología de producción. Contaron con la ayuda de Eduardo Simonetti, docente de Técnicas de Producción en el Curso de Posgrado en Diseño de Mobiliario-FADU-UBA. “Este tipo de concursos no tiene antecedente en el país”, subraya Simonetti, que encuentra muy valioso que se hayan interpretado bien y con soluciones novedosas estas piezas clásicas, que tienen valores estilísticos y de resolución artesanal, materiales nobilísimos, y que además son representativas de un momento en la cultura.
Palandjoglou, el ganador, es un diseñador industrial de 24 años, que recreó con espíritu práctico la chaise à lyre firmada por Georges Jacob, el menuisierespecialista en asientos más importante del período Luis XVI. Su nueva versión, laSilla lira para armar , tiene dos laterales de madera unidos por un asiento y respaldo de chapa. Está pensada para desarmar y meterla debajo de la cama, o para su venta masiva en cajas planas, conjugando lo industrial, lo funcional y el diseño. El prototipo será subastado en 2008 por la Asociación Amigos del MNAD.
González Franco, estudiante de Diseño Industrial en la Universidad Nacional de Córdoba, 26 años, fue quizá quien más se despegó de su modelo, la silla de manos que hace 200 años servía para trasladar nobles por la ciudad. Floue , su diseño, actualiza materiales y procedimientos, y parte de la sección longitudinal del mueble original, para crear un espacio nuevo, inspirado en un pasaje de Las ciudades invisibles , de Italo Calvino, que habla de la ciudad: “No tiene espesor, consiste sólo en un anverso y un reverso, como una hoja de papel, con una figura de este lado y otra del otro, que no pueden despegarse ni mirarse”.
Matayoshi, arquitecta de 29 años, es artífice de Tangram , que recrea la table à jeux . En su mesa, además jugar al backgammon y a las damas, se puede armar el rompecabezas de origen chino que da nombre a la pieza. La mesa es el juego en sí mismo. Pierantozzi, arquitecta mexicana de 35 años, propuso la silla Lyra II, otra versión de la de Jacob. La lira se destaca por su aire artesanal, en un respaldo cómodo, con cuerdas de tubos de acero inoxidable, y cambia la madera teñida de negro por el guatambú.
El jurado estuvo integrado por Alberto Bellucci, director del MNAD; Ricardo Blanco, director del Curso de Posgrado en Diseño de Mobiliario-FADU-UBA; Sergio González Feltrup, profesor de Historia de los Estilos; el diseñador industrial Eduardo Naso, y el decorador Juan Azcue. “La relación con su modelo debía ser fácilmente observable por el público común, adecuado a la tecnología, conducta de uso y materialidad contemporáneas”, detalla Simonetti. Sillas, sillones, escritorios, mesas y aparadores cambian de aspecto, pero no de función. .
Por María Paula Zacharías
Para LA NACION

lanacion.com |

Sábado 08 de septiembre de 2007 | Publicado en edición impresa
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s