Catalina León

Catalina León, una de las becarias de Guillermo Kuitca, vendió su obra en una verdulería de Abasto. Antes, la expuso en la galería Alberto Sendrós, bajo el título “Convertidas en perlas, tus lágrimas brotan del mar”.

Catalina León

– ¿Cómo era la muestra en la galería?

– Era individual y ocupaba dos salas. En una había obras en variedad de tamaños y materiales, como óleos sobre tela, pinturas en durlock grandes e instalaciones. En la otra sala el techo estaba cubierto por una tela bordada y el piso era un mar de escombros pintados. En el centro, un almohadón con un agujero en el medio era una especie de fuente de los deseos.

– ¿Por qué se levantó la muestra?

– De común acuerdo con el galerista. El público se llevaba pedazos de la instalación y el galerista no podía ofrecerme cuidados ni garantías de que eso no siguiera pasando.

– ¿No podía el público pensar que era una obra participativa?

– Sí, el robo no fue tan importante. La obra se podía volver a armar. Pero las respuestas que recibí fueron las desencadenantes. Parece que los artistas jóvenes tenemos que pagar un derecho de piso para que cuiden nuestras obras. Me dijeron que viera el lado romántico del asunto. Creo que el cuidado de una obra va más allá de su valor.

– ¿Por qué decidió llevarla a una verdulería?

– Es un espacio neutral de trabajo como cualquier otro, donde se venden productos cuidados y valorados. 

– ¿Cómo fue la experiencia?

– Muy gratificante. Llené los estantes de guirnaldas, puse música y vendí mi obra a 15 pesos los 100 gramos de durlock pintado. La gente miraba y los elegía como si fueran frutas. Vinieron amigos y gente del barrio que quizás no se acerca a las galerías. Fue una fiesta. Vi en los colores de la verdulería una hermosa analogía con los de mi obra, además de ser el lugar de los alimentos que viene de la tierra, los nutrientes.

– ¿Cómo es el ingreso en el circuito del arte?

– Creo que yo lo hice a través de la beca. Pero aunque haya pocas oportunidades y no sea fácil,  no hay que descuidar el trabajo. Ante la falta de respeto y responsabilidad, preferí un espacio neutral.

 

LNR, 9-1-5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s