Artistas de entrecasa: Marino Santa María.

Desde su taller del Pasaje Lanín, recuerda Marino su infancia en esa misma casa, donde su padre horneaba cerámica y su madre escuchaba chamamés. Ahora trabaja él en obras pequeñas y medianas en la galería que tiene ruido de tren. Las ventanas están siempre abiertas para los vecinos, que lo toman por embajador: los 40…