Fridamanía: el nombre propio que logró ir más allá del mundo del arte