Oscar Fernández: “El pelo largo es triste y aburrido”

VANGUARDISTA. Desde la peluquería Roho marcó un estilo creativo, rupturista e irreverente. Es el responsable de los raros peinados nuevos de los últimos 20 años

Oscar Fernández es el peluquero de cabecera de las celebridades del rock. Pero también peregrinan hasta Roho actores, diseñadores, modelos, músicos de otros estilos, y gente creativa y cool de todas las tribus. Fernández no sólo los actualiza con raros -o no tanto- peinados nuevos: también da el toque estiloso en tapas de discos, videoclips, bares, botas o anteojos. Después de una charla con él nadie queda igual. Calu Rivero salió por las puertas de Roho con el pelo blanco. La esperaban afuera los paparazzi. Emmanuel Horvilleur se deja hacer por él cualquier cosa. Fue quien podó la melena afro de Andrés Calamaro. Con la mexicana Natalia Lafourcade fue drástico: “La pelé”. Fernández contagia las ganas de cambiar, porque tiene sintonía fina con la vanguardia de la moda, y cuando dice cortate el pelo, te lo cortás: después de 30 años como Sara Kay, esta cronista dejó atrás 25 centímetros de pelo.

-¿Se avecinan cambios?

-Estamos planeando un cambio de imagen para los dos locales (en Palermo y Caballito). Roho comenzó en el 94, cuando hubo una explosión de lo visual, una bisagra en la moda argentina, con la aparición de MTV, un nuevo rock y nuevos diseñadores. El nuestro es un estilo camp: como Warhol, buscamos transformar el caos en belleza. Decíamos Roho no está de moda, cuando en realidad venían acá todos los diseñadores, modelos, actrices, músicos. Ponemos mucha energía a nivel creativo, buscando shockear. Ahora, después de dos décadas, a esta misma situación de vanguardia quiero sofisticarla. No quiero ya la música tan fuerte. Quiero un florero. Seguir siendo moderno, pero más fino, más elegante, no tanto pop y color. Creo que es parte de la evolución. Seguimos corriendo con una misma ambición filosófica y estética, pero Illya Kuryaki no escribiría hoy un tema como Abarajame la bañera. Todos crecimos.

-¿No apuntás a un público masivo?

-Yo no apunto, yo disparo. No pienso quién va a consumir, a qué público le va a interesar. Si hubiese hecho eso sería millonario. La peluquería es un disparador de situaciones. Hago campañas sin pensar, es muy lúdico lo mío. Me pasa lo mismo cuando hago un videoclip (Julieta Venegas, Cerati, Callate Mark), una campaña para Converse o diseño anteojos para Vulk. Ahora estoy haciendo una cápsula de 25 prendas para Garçon García. De acá se desenredan otro montón de ideas y las vamos peinando. Cualquier cosa que tenga que ver con la imagen me sale fácil. No es trabajo, es diversión. Me involucro, tiro las ideas y después firmo el contrato y arreglo el pago. Soy víctima de mi entusiasmo.

-¿Qué pasa con Roho y el rock?

-Hoy estamos más al día a nivel moda. Pero antes acá llegaba todo muy pasteurizado y nosotros éramos muy raros. Demasiado modernos. Nosotros hacíamos moda, no éramos peluqueros del rock. Teníamos muchos amigos músicos y sigo cortándoles el pelo, pero ellos son los que más tienen que ver con la moda. Como David Bowie, que se sube a un escenario no sólo para cantar. Ahora Karl Lagerfeld colabora con Kanye West, y Madonna y Lady Gaga tienen sus propias marcas. No estábamos tan errados. Tengo una frase de cabecera: el rock es el estado embrionario de la moda. Yo no sé si podríamos cortar en silencio. La música es el combustible de Roho. Pero somos de lo más caretas…, es decir, seguimos la moda en el mundo. Si hoy se usan los hipster, vamos con los hipsters.

-¿La mujer argentina es muy conservadora con su pelo?

-La latinoamericana en general. Aman el pelo largo. ¿Por qué? ¿Qué es el pelo largo? Si el pelo corto es más sensual, atrevido, sexy, provoca, conmueve. ¿Y el pelo largo? Siempre me resultó algo triste y aburrido. Para mí tiene que ver con que el hombre la quiere con pelo largo…, ¿porque si se lo corta está mucho más buena? Es mi teoría. La europea es mucho más jugada. Yo estoy muy copado con Freja Beha, una modelo danesa, y Léa Seydoux y Adèle Exarchopoulos, actrices francesas que son las musas de Milán, Londres y París. En hombres me inspiran Theophilus London, Kanye West…, una movida más urbana.

-¿Qué es tendencia?

-En hombre, pelo bien corto, muy masculino, o están empezando a verse de nuevo pelos largos, como los 90. Por los hombros. Si mirás los modelos más requeridos tienen el pelo largo y barba. La barba está muy en boga, pero no sé qué va a pasar en el verano, porque es molesta. Y en mujer, nada de pelo largo. Me gustan los cortes más años 60, Mary Quant, el corte de las cinco puntas, bien mod. En colores, todo bien natural, los miel y marrones. Hay que teñirlo, porque no me gustan las mujeres con canas, lo tomo como un descuido, un abandono. La mujer tiene que estar impecable. Pero rubio platinado o rojos evidentes, prohibidos. Ojo, el hombre sólo se puede teñir si tiene pocas canas. Y lo tenés que hacer muy bien, porque si se nota la carmela queda muy feo. Ese color mermelada de durazno no va.

-¿Qué pasa con los futbolistas y el pelo?

-Tengo la teoría de que cada selección viajó al Mundial con un estilista. Salían a la cancha con el pelo recién cortado. No ayer, ¡recién! Ni una pelusa. A la selección argentina la vi muy al mango, aunque los cortes me parecían todos horribles. Me gustaban más los cortes asiáticos, muy vintage. Bien Messi, siempre tan clean, es nuestro embajador. No le quedaría bien un corte jugado.

-¿Qué no harías?

-Si una chica me pide que la platine para el verano, no se lo vamos a hacer. Es ordinario y feo. En las reuniones de arte que hacemos lo hablamos: lo más fácil es decir OK, vení que te hago reflejos. Lo más difícil es convencer al cliente de que no se usan más. Es nuestra misión. Tuvimos peleas muy fuertes cuando venían hombres a pedirnos claritos. No los hicimos. Se iban ofendidos, pero preferimos no hacerlo.

-Después de los curas y los psicólogos, el peluquero es el confesor…

-Muchísimo, por el tiempo que compartís. Termina en amistades muy fuertes. La gente te cuenta todo, ¡pero todo! Hay veces que preferiría no saber. Entiendo la cabeza de la mujer, después de 20 años escuchándolas. Vienen con el no sabés lo que me pasó y uh… A ellas las cosas les pasan. Los hombres somos unos tarados. Dios es mujer, para mí. Ellas manejan todo. Los hombres hacemos lo que ellas quieren, siempre. Tienen la última palabra. Un gran poder. Yo he tenido mis cosas, pero me hice muy cómplice de la mujer. Me agarran, por desgracia, por otro lado.

OBJETO QUERIDO. “Me enamoré”, dice, de su amada Vespa. La usó por primera vez en Europa y hace tres años consiguió comprarse una. “Tiene un sentido estético. Romántico. Además de la comodidad y rapidez”, asegura.

Link: http://www.lanacion.com.ar/1739628-oscar-fernandez-el-pelo-largo-es-triste-y-aburrido

Galería: cambio de look, de Sara Kay a estilosa!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Anuncios

Un comentario en “Oscar Fernández: “El pelo largo es triste y aburrido”

  1. Es la mejor peluquería. Amo sentarme ahí y decirles “haceme lo que quieras” confiada, y salir feliz.
    Morocha, con flequillo, con el pelo corto o con lo que sea, pero feliz

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s