Prüne

Frutos

Una curtiembre familiar que se convirtió en pionera en el mercado de carteras, hoy con 62 locales

 

La torta del festejo por los diez años de Prüne fue una cartera de croco tan verosímil que daba pena cortarle una tajada. Pero bien podría haber sido una tarta de ciruelas, legendaria en la familia de sus dueños. Ese simple manjar tantas veces disfrutado en el hogar de los Farrell remite a un pueblo de la campiña francesa donde tiene origen el nombre de esta empresa familiar.

Hay muchas historias que contar antes de llegar a la fábula de ciruelas que encierra esta cadena de 62 locales de marroquinería con diseños de tendencia, fábrica propia de tres pisos en Villa Crespo, edificio de oficinas a dos cuadras de ahí, un centro de logística de 10.000 metros cuadrados en Garín, 750 empleados y franquicias en Uruguay, Paraguay, Bolivia y Perú. A futuro está el proyecto de reunir todo en una fábrica nueva. Pero al principio, en 1973, sólo había una curtiembre familiar en Avellaneda.

En 1977 esta pyme familiar dio un paso más allá para industrializar la materia prima que producía. Empezó a fabricar carteras, que luego exportaba a Estados Unidos y Europa. “Entonces no existía el boom de Asia. Vendíamos a Sacks Fifth Avenue, Bloomingdales, Macy´s, Harrods de Inglaterra, Galerías Lafayette y El Corte Inglés”, recuerda Farrell. Después de la Guerra de Malvinas debieron enfocar la producción a marcas locales. La empresa, que había tomado el nombre de Cuerex, durante once años tuvo la licencia exclusiva para el mercado interno de Cacharel y Kenzo. De la marca alemana Bree fueron únicos proveedores de la Argentina durante diez años.

En 1999 dejaron el rol industrial y lanzaron su propio negocio. Entonces sumaban 100 empleados y no soñaban con el crecimiento que vendría después. Cuatro años antes se había sumado a la empresa María Eugenia, la mujer de Gary, que hasta entonces sólo era madre y psicóloga. Juntos crearon Prüne, con la misma naturalidad y entusiasmo con que criaron a sus cuatro hijos. “Nos sentimos maduros para tener nuestra propia marca y llegar al público directamente”, dicen. Con dedicación pensaron cada detalle. Grabaron CD con música seleccionada para los locales, experimentaron con arreglos florales, ensayaron variantes novedosas para las vidrieras y ahora están en pleno cambio de imagen, sumando espacio.

El primer local, en Paseo Alcorta, fue para los Farrell una gran aventura, después de tantos años de mentalidad puramente industrial, alejada totalmente del marketing y sus misterios. “Fue muy espontáneo. Nos ayudó la experiencia con grandes marcas internacionales -cuentan-. Tuvimos éxito enseguida. Lo que hacíamos era muy diferente a lo que había entonces en cuero, muy moderno y accesible.”

En 2002 habían inaugurado un local en Galerías Pacífico y les ofrecieron otro de 300 metros en Florida y Marcelo T. de Alvear. La marca ya estaba instalada. “Sumamos zapatos y abrigos, con más de 60 modelos. Creo que cambiamos el gremio. Después las marcas nos fueron imitando”, dicen. En 2003, una firma francesa les ofreció sumar un perfume, que resultó muy exitoso. “Mantenemos como filosofía una variedad muy grande tanto de modelos como de precios. Las carteras van de $ 120 a 650. El ser fabricantes nos ayuda mucho en la relación calidad-precio”, indica Gary.

 

TODO, A MANO

 

Ellos rompieron con las ventas desde el mostrador. “Quisimos que al entrar a Prüne se pudiera tomar los productos, probarlos directamente, mirarse en un gran espejo y recién al final hablar con la vendedora”, explica. Por eso, y por la enorme circulación que tienen los locales, en cada uno hay una persona dedicada a ordenar lo que las clientas desordenan. “En Galerías Pacífico entran 200 personas cada hora.”

Esa más o menos es la historia de Prüne. Y ésta es la del nombre: “En Garonne, una región de Francia, en 1800, tras una sequía muy grande, las ciruelas se las valoraba tanto que eran moneda de cambio. Incluso se las consideraba un homenaje, un regalo de enamorados. Nos encantó la historia. A partir de ahí experimentamos varias tartas de prune -ciruela en francés- que eran devoradas en casa. Cuando buscábamos nombre para la marca, llamamos a una empresa especialista y después de analizar 50, el que más nos gustó fue Prüne. Le sumamos la diéresis para marcar la u”.

La cuentan a dos voces -como todo hasta ahora-, sin contradecirse y sumando matices. Esas son las claves que encontraron para el trabajo en conjunto, pero entre las oficinas de cada uno hay una sala de reuniones que los separa. “Para mí los desfiles son siempre una sorpresa. Así es más divertido”, dice Gary. “Discutimos a veces, pero nos une mucho esta pasión en común”, agrega María Eugenia. Y la alegría de ver crecer a la gente que trabaja con ellos: “Alenté a operarios que sabían mucho a que pusieran sus propios talleres, porque no había mano de obra. Hoy son miniempresarios a los que contratamos. Me llena de orgullo”, cuenta Gary.

Ahora María Eugenia es una experta y una apasionada de su empresa. Pero hasta hace diez años, lo suyo pasaba por la terapia sistémica y los pañales. Cuando acompañaba a Gary a sus viajes por el mundo, ella se pasaba los días en los museos y su marido se iba a mirar carteras de mujer. “Eran tiempos de soledad…, y de un poco de vergüenza. Para María Eugenia era muy molesto acompañarme. Ahora pienso que Prüne no habría sido posible sin ella”, confiesa Gary. “Yo era una intelectual, pero descubrí que me importaba mucho lo estético. Soy muy feliz, encontré lo mío. Y a Gary le empezó a interesar la psicología”, dice. Llevan 30 años de casados, desde aquella vez en Punta del Este, cuando ella tenía 17 y él la rescató de una cita fallida con un amigo suyo. Se ve que encontraron la armonía. Sus hijos se van incorporando a la empresa. “La menor, de 15, ya diseñó su primera cartera”, sonríen. Se los ve satisfechos. “Estamos orgullosos de lo que hicimos”, concluyen. .

Por Maria Paula Zacharias

lanacion.com|

Jueves 07 de mayo de 2009 | Publicado en edición impresa

 http://www.lanacion.com.ar/1125098-frutos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s