Desfile de Giordano en Punta del Este

Pasarela esteña

Contra Viento y Marea, un clásico

Roberto Giordano realizó su 20º desfile

PUNTA DEL ESTE (Especial).- “Para mí, suspender el desfile es como no festejar mi cumpleaños”, dijo Roberto Giordano frente a un inmenso plano de las ubicaciones de los 5000 invitados, los 48 fotógrafos y la veintena de cámaras de televisión acreditadas.

Pese al paso al costado de algunos auspiciantes y las desventajas cambiarias, pero con gran aporte del gobierno uruguayo, Contra Viento y Marea -nombre de esta 20a. edición- movilizó a 750 personas y toneladas de equipos hasta el famoso hotel, que se asoció en un 50% para la producción del espectáculo.

Hubo corridas hasta último momento y, por primera vez , el estilista suspendió los 11 kilómetros que recorre cada mañana. El sábado por la tarde, unas 200 modelos en ojotas y ruleros llamaban la atención de los turistas desprevenidos que se las cruzaban en el lobby.

 

SIEMPRE, SORPRESAS

 

“¡Qué linda estás Dolores Barreiro! ¡Una foto! ¡Ingrid Grudke, un primer plano por favor!”, repitió el anfitrión, durante una noche en la que no faltó nada: ni fuegos artificiales ni Graciela Alfano bajando de una limousine ni Nicole Neuman a caballo por la pasarela… Hubo hasta un toque de reality show con el nacimiento de una estrella uruguaya de 15 años, descubierta en la calle, que llegó a la pasarela en convertible y Giordano le cortó el pelo ante las cámaras. Y, en un momento de la noche, arengó a los invitados de primera fila, entre otros, Cristian Castro, Patricia Miccio, Teresa Calandra y Sebastián Estevanez, para que bailaran el onda-onda (hit de la temporada). No fueron necesarios los clásicos ¡A mover las cabezas!, aunque los hubo: el viento se ocupó de hacer lucir colores nada uniformes, distintos largos, flequillos y cortes en capas, en peinados bien femeninos.

En quince pasadas, una veintena de diseñadores argentinos, pero también chilenos, bolivianos y uruguayos, mostró colecciones de verano e invierno, novedades y modelos ya vistos. También, pasadas de auspiciantes diseñadas por el equipo de Giordano y fabricadas por Natalia Antolín, entre las que se destacó el homenaje a John Galliano, con looks orientales logrados con purpurina y grandes tocados.

La primer pasada fue de Manos del Uruguay, que presentó sacones tejidos con mangas y ruedos con flecos de lana y suéteres de cuello alto con bordados. Aristocracia pasó tres colecciones: abrigos de llama tejida en telar, de Manto; una romántica línea de noche en gasa y aplicaciones brillantes, de Vidrio; y otra línea multiuso en negro, blanco y colorado, con líneas horizontales, firmada por Lucrecia Gamundi. Todo acompañado con carteras de cuero de potro, combinadas con astas e incrustaciones de turquesas, zapatos bordados, con taco de alpaca labrada, y botas de caña alta.

Las Pepas presentó su ropa de cuero, algunas prendas pintadas a mano. La platea masculina prefirió, en cambio, la pasada de lencería de Marcel Khan, en turquesas y dorados. Marcelo Senra vistió de colorado a Teté Coustarot, infaltable compañera de Giordano, y mostró su colección de otoño-invierno en ciruela y chocolate, en gasa, muselina, cuero y lana, con el acento puesto en accesorios y texturas.

En tanto, María Pryor presentó una línea de noche liviana con nuevos tonos shocking (verde, fucsia, turquesa, rojo y amarillo), en corsets muy trabajados. Mariano Toledo mostró su línea de jeans Human Being, amplios y cómodos, y una nueva textura: cuero con escamas, que se vio en vestidos y en sastrería. La boliviana Angela Razuk sorprendió con collares metalizados, mucho brillo y lentejuelas. Su compatriota Ingrid Holster optó por las adherencias con cuellos cerrados y manga americana. Natalia Antolín mezcló gasas, gamuzas y brillos, y Luciano Bráncoli apostó a lo femenino.

Ona Sáez mostró reminiscencias aborígenes, japonesas y militares; 47 Street dio el toque juvenil, muy a lo Britney Spears; y Golfus 76, el infantil. Hubo también pieles de Breeder’s, con una colección para la ocasión; bikinis floreadas de Class Life, y bijou Mai Cassal.

Al final, Giordano bailó con las modelos, prometió un desfile benéfico en Pinamar y, para el 25 de mayo, su desembarco en París, a metros de Champs Elysées. A minutos de bajar del escenario ya hacía cuentas para 2004: “El desfile será el 10 de enero”, decía, con una copa de champagne en alto.

 

María Paula Zacharías  15.01.2003

http://www.lanacion.com.ar/466466-contra-viento-y-marea-un-clasico
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s